Blog
31 de Agosto, 2015
Consejos para embalar alimentos
- Clips, bandas elásticas, ganchitos, ayudan a cerrar bien las aberturas.
- Por otra parte, todos los envases habituales y descartables (recipientes vacíos de yogurt, de queso crema, de helados, etc.) son ideales para guardar porciones chicas.
- La selladora eléctrica es otro aparato interesante porque permite sellar herméticamente los bordes de los paquetes.
- Los embalajes deben ser etiquetados, constando las fechas de preparación y validez para el consumo, el tipo de alimento y su número (en el caso de utilización de un índice).

¿Cómo deben embalarse los alimentos líquidos para ser congelados?

- Utilizas potes de vidrio, recipientes plásticos o moldes de hielo.

- Como los líquidos se expanden en el proceso de congelamiento, es necesario dejar un margen de cerca de 2 cm hasta el borde de los potes y recipientes.

¿Cómo deben embalarse los alimentos sólidos para ser congelados?

- Bolsas de polietileno incoloro (atóxico), nuevas o exentas de residuos. Después de la colocación de los alimentos, el aire es retirado con el auxilio de un canuto o mini-bomba especial, cerrándose la abertura con alambre plastificado.
- Hojas de aluminio, dobles y bien presionadas, con el lado más brillante en contacto con el alimento.
- Recipientes plásticos con tapa, cerrados con cinta adhesiva en el caso que no ofrezcan una ventilación hermética. Si el alimento no llegara al nivel de la tapa, se recomienda introducir papel aluminio, papel-manteca o plástico en el espacio vacío, para evitar la formación de cristales de hielo.
- Bandejas y platos aluminizados con tapa. Actuar de acuerdo con las instrucciones del ítem anterior. Sin tapa: envuelva la bandeja o plato con alimento con una bolsa plástica, extraiga el aire y cierre con alambre plastificado.
- Plástico adherente, vendido en rollos, bien presionado sobre los alimentos para evitar burbujas de aire y vedado con cinta adhesiva.
- Potes y fuentes tipo pírex, que también son muy prácticos para congelamiento, sólo deben ser llevados al horno para descongelamiento cuando estén a temperatura ambiente. En caso contrario ocurrirá un choque térmico, trisándose. Para no permanecer con los recipientes retenidos en el freezer, basta revestirlos previamente con plástico y desmoldar los alimentos después de congelados, llevándolos nuevamente al freezer debidamente acondicionados.
Volver
¿Necesita Ayuda?
Suscríbete a nuestro Newsletter y entérate de todas las novedades
Ingresa tu email
¡Gracias por suscribirse!
Servicio Técnico - Contacto
(511) 652-3592